jueves, 24 de abril de 2014

Cómo proteger a tus clientes de Infecciones en las uñas.



La infección de las bacterias invasoras y otros microorganismos es un problema serio en la industria del cuidado de las uñas, y un problema que debe tomarse en serio. Cuando se trabaja con los clientes, siempre toma las máximas precauciones para prevenir la transmisión de agentes patógenos no deseados, ¡ya que no hay ninguna razón por la que no deberías hacerlo! Esta es una parte esencial de ofrecer un cuidado de uñas de primera calidad, que no sólo protege la salud de tus clientes, sino que también la salud financiera de tu negocio.
Debes tener especial cuidado en este asunto si ofreces pedicuras y otros servicios en los que entras en contacto inmediato con los pies de un cliente. Por desgracia, los pies son un gran lugar para las bacterias y otros patógenos ocultos, presentando un gran problema para pedicuristas que utilizan el mismo equipo en varios clientes diferentes.
Este problema ha sido de gran preocupación en Europa. en el que muchos proveedores del cuidado de las uñas han sido objeto de multas considerables por no tomar las precauciones adecuadas para proteger a sus clientes contra las infecciones. Muchos clientes se han quejado de sufrir problemas de salud después de visitar los salones con las precauciones de salud inadecuadas. Lo que ha llevado a muchos salones de belleza a pagar multas a las autoridades como resultado.
Así que,  no hay que dejar de tomarse esta lección en serio. Si ofreces cuidado de las uñas de los dedos de los pies a tus clientes en tu salón o a través de tu negocio como técnico móvil de uñas (aún incluso si no lo haces), es esencial que tomes algunas medidas de precaución:

1 . Limpiar los recipientes de baño para los pies

Siempre limpiar los recipientes de baño para los pies a fondo después de cada uso, y desinfectar evacuando  todas las partes de la máquina y sumergiéndolos al final del día. La mayor parte de los casos de multas han sido el resultado de no poder realizar esta función correctamente.

2 . Limpiar todas las herramientas del cuidado de uñas

La enfermedad de las uñas puede ser transmitida a través de muchos tipos de herramientas del salón comunes también. Desinfecta todas las herramientas después de cada uso,  protégete a ti misma y a tus clientes contra la infección por patógenos no deseados.

3 . Siempre cumplir con los códigos locales

Averigua todo lo que puedas considerar que las leyes de sanidad pueden tener incidencia sobre tu situación. Si encuentras que no estás de acuerdo con los códigos nacionales o locales, asegúrate de obtener todo lo necesario para tu negocio ¡No quieras esperar hasta que uno de tus clientes se queje y recibas una multa!
La mayoría de los técnicos de las uñas son muy atentos hacia la salud de sus clientes, incluso si hay algunas manzanas podridas por ahí. Te corresponde a ti vivir siempre por la norma y asegurarte de que estás ofreciendo a tus clientes el mejor servicio en todos los sentidos, sobre todo cuando se trata de tu salud personal.
Para nosotros, esta es la única manera de hacer negocios, y esperamos que llegues a la misma conclusión por ti misma. Es lo mejor para ti, lo mejor para tus clientes y lo mejor para tu negocio.